Archivos mensuales: febrero 2016

Laura Bienvenido y Silvia García: una actividad en torno a la lengua de signos.

Laura Bienvenido y Silvia García son alumnas de segundo curso del ciclo formativo de grado superior de interpretación Lengua de Signos. En esta entrevista nos hablan de la actividad que su grupo llevó a cabo con motivo del Día Europeo de las Lenguas.

Hace un par de meses hicisteis una actividad que nos gustó mucho. ¿Podéis contarnos en qué consistió?

Silvia García: Con motivo del día de las lenguas, propusimos hacer una actividad para dar a conocer la lengua de signos, que suele ser la gran lengua olvidada. La idea que tuvimos fue hacer sentir a los alumnos del centro lo que ocurriría si un compañero sordo entra en su clase y se une con ellos, y mediante la lengua de signos intenta comunicarse en la clase. Lo que queríamos es hacer ver de manera impactante lo importante que es la lengua de signos para las personas sordas y la necesidad de tener un interprete. Pero en lugar de hacerlo con una una charla hemos tratado de montar la situación que se viviría en la realidad.

¿En qué consistió más concretamente la actividad?

Laura Bienvenido: Primero entraba mi compañera en clase, que se suponía que era sorda, y claro, tanto los alumnos como el el profesor no sabían la manera de comunicarse con ella. Luego entraba yo, como si fuera su interprete, y que por error llegaba tarde. Y se ve así lo importante que es el intérprete, que juega un rol fundamental de ser el puente de comunicación entre la persona sorda y el resto, en este caso con el alumnado y los profesores. La situación impactó mucho a los alumnos. Luego ya se descubrían que no era realmente sorda y pasamos a hablar con el grupo sobre temas varios: por ejemplo, qué es una lengua de signos y la típica pregunta que nos hacen sobre si es o no una lengua universal. Fuimos resolviendo estas cuestiones y ya para terminar hicimos una actividad de iniciación al lenguaje dactilológico, el alfabeto de lengua de signos, presentándoles las letras; una pequeña introducción.

Silvia: Yo mientras Laura entraba, como yo hacía de compañera sorda que estaba esperando al interprete, trataba de comunicar con el profesor o con mis nuevos compañeros intentando no cortar la clase. Pedía a mi compañero un boli, o un folio, haciendo ver lo difícil que era comunicarse.

Como si fueras una alumna nueva que acababa de llegar

Silvia: Sí, como en un primer día de clase; tratando de hacerme entender sin conseguirlo, para que vieran la dificultad de comunicarse con una persona sorda y la necesidad del interprete.

Laura: La necesidad del interprete y también el interés de aprender lengua de signos, que no es malo. Al igual que uno estudia inglés o cualquier otra lengua, la lengua de signos también permite comunicar.

Contabais con los profesores, porque los profesores sabíamos que vosotras ibais a entrar. ¿Qué tal colaboramos, hicimos bien nuestro papel?  

Silvia: Muy bien, en general muy bien, e incluso hubo alguno que se involucró bastante en la actividad y dio pie a otras cosas. En general, sí.

¿Y por qué creéis que os gustó hacer la actividad?

Laura: A mí personalmente, porque me gusta ver la reacción de la gente, eso me gustó mucho. También me gustó romper el ritmo normal de la clase y hacer algo diferente, cortar ese ritmo. Y además, intentar concienciar y además respondieron bien, me gustó la respuesta de la gente.

Silvia: Es verdad que la gente pregunta siempre qué es eso de la lengua de signos; hay mucho tabú, muchas falsas ideas sobre esto; se trata de darle visibilidad y que conozcan la realidad. La verdad es que lo disfrutamos.  

No fuisteis solo vosotras dos; ¿cuántos equipos se formaron?

Silvia: Fuimos 14 en total, así que hicimos siete parejas; la mayoría repetimos en dos clases. Llevamos a cabo la actividad en primero de ESO, primero de Bachillerato y primero de ciclo. La mayoría repetimos la experiencia en un par de clase. Primero de ciclo fue distinto, porque ya nos conocían y tratamos de adaptarlo.

Laura: De hecho, fue a nosotras a quienes tocó hacer la actividad con el grupo de turismo. Lo adaptamos un poco a ellos. Esto les hizo pensar sobre cómo reaccionar en una situación en la que tienen a un cliente sordo enfrente. Ellos estuvieron muy involucrados. Se interesaron mucho.  Aparte del aprendizaje del inglés, el francés o el alemán, vieron el interés de conocer un poco de lenguaje de signos.

A nivel de grupo, ¿fue una actividad motivadora?

Silvia: Sí, y no solo llevarla a cabo: también fue muy interesante la preparación. Maria José Santos, la profesora de inglés, es quien tuvo la iniciativa, a raíz del día de las lenguas, y luego nos dió la libertad para concretarla; es curioso, pero es ella la que tuvo la iniciativa. Luego, con las aportaciones de unos y otros, llegamos hasta la idea y el plan concreto.

¿Los chavales se interesaron? ¿Cuál fue su reacción?

Laura: Muchos sí, la mayoría sí -algunos no tanto, como con todo-; pero en general sí, la respuesta fue buena.. Nos preguntaban, se interesaban por decir su nombre.

Silvia: En especial los compañeros que fueron a primero de ESO fueron los que más se impresionaron.

Laura: También son los más impresionables.

Silvia: También gustó mucho y funcionó muy bien con los de turismo también, a ellos les interesó mucho que interviniéramos en su clase.  

Es interesante en cualquier caso hacer cosas fuera del aula, poner en contacto con algo de fuera.

Silvia: Y comunicarnos entre nosotros, porque muchas veces uno está en clase y no sabe lo que hay fuera de clase.

Laura: Y es que a veces no sabemos bien lo que hay en nuestro propio instituto. Mo saben que hay intérpretes en lenguaje de signos formándose en el centro. Si, se refieren a nosotros diciendo que somos esos que movemos las manos: pero es algo más, y está bien darnos a conocer.